Publicador de contenidos

Atrás

Humo. Preocupación

Escrito publicado en la revista de finales de julio

27·07·2018


La calidad del aire es una cuestión que preocupa a Usurbil desde hace años. El Ayuntamiento es consciente de la preocupación, el malestar y el enfado que suscita entre la ciudadanía la emisión de humos. En este contexto, este mes se han dado una serie de circunstancias que ponen de relieve la vigencia del problema.

Por un lado, el Ayuntamiento ha concedido a la empresa UCIN una licencia de obra con el fin de evitar la emisión de humos difusos, que salen directamente por el tejado procedentes del horno de mantenimiento. El Ayuntamiento ha exigido reiteradamente a la empresa que controle esa emisión y, según lo planificado, en agosto se instalará una campana que recoja esos humos. Tanto la campana como la cubierta serán cerradas para evitar la salida de humos difusos. En dicha actuación también se mejorará el sistema de filtrado de las chimeneas.

Asimismo, se ha aprobado la construcción de una nave que cubra la chatarra de aluminio que llega a UCIN, para evitar que se moje.

El 19 de julio una nube de humo procedente de UCIN cubrió todo el casco del pueblo. Según lo que pudimos ver in situ, la escoria recogida del horno se esparramó por el suelo accidentalmente, y el contacto con el oxígeno provocó la humareda. El Ayuntamiento ha activado el procedimiento para esclarecer lo ocurrido, las responsabilidades y, en su caso, las medidas correctoras.

El día siguiente se convocó una concentración popular para denunciar las emisiones contaminantes de UCIN. Una vez más, el pueblo ha salido a la calle en señal de protesta. Los y las concentradas pidieron medidas eficaces para hacer frente a la contaminación.

El problema es notorio, y a los agentes les toca jugar su rol, tanto a la ciudadanía como, sobre todo, a las distintas instituciones según su rango y responsabilidad y a las empresas. No se puede mirar hacia otro lado. En particular, el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco debería asumir su responsabilidad y ser estricto en la puesta en marcha de todas las medidas de control y vigilancia.

Es hora de que se tomen medidas, pero para que sean realmente eficaces debemos colaborar todos los agentes, empezando por las empresas.